Los bailes del Okavango


En este entorno tan singular, el primer bailarín es el agua. De alguna forma u otra, siempre está presente, avanzando a su antojo e, incluso, sorprendiendo en pequeños canales y estanques en cuyo entorno todo es primavera. Lo que parece una obviedad es un milagro: sin el caudal que baja de la meseta de Bié, en Angola, este paisaje sería solo un desierto. De ahí que el viajero, nada más llegar, se quede desarbolado al comprobar que las sendas se esculpen sobre la arena del Kalahari.

 

El verde manto que nutre la hierba, los arbustos y los árboles es un espejismo porque, en cuanto uno se aleja de cualquiera de los tentáculos acuáticos que esculpe el Okavango, solo hay alopécicos bosques de mopanes y, si acaso, alguna charca alimentada por las lluvias de diciembre.

 

Seguir viajando

iStock

Andalucía oriental

La última frontera: los pueblos y castillos más bonitos del poniente granadino

Una ruta por el oeste de la provincia, visitando pueblos blancos y bastiones imponentes que, aunque hoy permanecen mudos, siguen susurrando a quien los contempla su legendario pasado.

Leer artículo




Source link

Más vistos

Descarga la guía de los Museos
Descarga la guía de los museos militares
Translate »
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
es_ESSpanish