La playa de la Costa Brava que los vecinos salvaron del pelotazo inmobiliario


Existe una fotografía singular de un joven Dalí. En su rostro moreno nada anuncia lo que después sería su característico bigote. Viste pantalón corto y camiseta y abraza a Gala y al pintor Josep María Sert, enfrente del Mas Juny, propiedad de este último. Se les ve felices en un verano eterno. Un poco más tarde de esa imagen, Josep María Sert vendió su casa a Alberto Puig Palau, quien siguió invitando al genial pintor surrealista a las fiestas que organizaba. También le construyó una pequeña barraca en la frondosa pineda que rodeaba a la casa. Lo que más le gustó a Dalí fue su puerta torcida, ante la que años después también se fotografió, esta vez sí, con su orondo bigote. La barraca aún se conserva en un entorno que sigue prácticamente intacto.

 

Si a escasos kilómetros de Palamós aún se puede disfrutar de este paisaje natural es por el compromiso de los vecinos del municipio, quienes en junio de 1994 votaron en una consulta conservarlo tal cual en contra de un proyecto que pretendía construir un campo de golf y casas. Un breve camino de tierra que parte del aparcamiento traspasa una parte del bosque, en el espacio de interés natural en la desembocadura del canal del Aubi, para llegar a este arenal. Su forma de media luna, abrazada por los pinos, y la arena fina son sus credenciales.

Seguir viajando

Suscríbete a nuestra newsletter para descubrir cada domingo los viajes más sorprendentes

 




Source link

Más vistos

Descarga la guía de los Museos
Descarga la guía de los museos militares
Translate »
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x