Por qué la «última cociña do mundo» está en estos galpones de Galicia


La luna llena ilumina la habitación y las casas de Raxó que bordean la ría de Pontevedra. “As meigas” estarán en su salsa vagando por los bosques de eucaliptos, e incluso puede que se asomen a alguno de los 14 galpones que, fundidos con la naturaleza, forman el Hotel de Pepe Vieira.Y verán al huésped hipnotizado ante la visión que disfruta desde su propia cama.

 

Amanece y difícil es levantarse, la vista diurna iguala a la nocturna. Sin moverse del cómodo colchón, entre amorosas almohadas, se observa el azul rabioso de las Rías Bajas en un día de sol, cuando la naturaleza autóctona se cuela por un cristal que hace las veces de pared. Sin embargo, la promesa de un desayuno sin igual, anima a levantarse. Un galpón –así se llaman los cubos de cemento y cristal que recuerdan las casetas de labranza gallegas– se sucede a otro. Sin embargo, cada cual goza de un trocito de vista único, escondido en la fronda lugareña. El lujo de la evasión, un paseo bajo la lluvia o una tarde viéndola caer a través del cristal. Sensaciones para los cinco sentidos en un entorno puro Zen.

Suscríbete a nuestra newsletter para descubrir cada domingo los viajes más sorprendentes

 



Source link

Más vistos

Descarga la guía de los Museos
Descarga la guía de los museos militares
Translate »
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x